Estudio de disbiosis vaginal extendido. Microbiota vaginal

280,00

El Perfil Extendido del Test de Disbiosis Vaginal es la herramienta ideal para estudiar la microbiota vaginal mediante el método PCR. Esta técnica permite mejorar y ampliar la detección más allá de lo que ofrece el estudio mediante cultivo tradicional.


Solicita cita telefónica llamando desde el siguiente botón o llamando al
+34 965 218 484

Solicitar cita telefónica

El Perfil Extendido del Test de Disbiosis Vaginal es una herramienta óptima para analizar la microbiota vaginal mediante PCR, mejorando y ampliando la detección a través del cultivo. Este perfil incluye, además del análisis básico, la identificación de microorganismos de transmisión sexual, abarcando tanto los más comunes como los causantes de úlceras, tipificación de Cándidas e infecciones virales. También proporciona información sobre marcadores de inflamación y pH, revelando el impacto en el equilibrio de la mucosa vaginal.

Este estudio exhaustivo permite identificar la mayoría de las infecciones vaginales conocidas, siendo de gran utilidad tanto para una evaluación inicial de infertilidad como para el análisis de infecciones o inflamaciones resistentes a tratamientos.

 

La disbiosis vaginal es un desequilibrio en la flora microbiana de la vagina. En una vagina sana, hay una gran cantidad de bacterias beneficiosas, principalmente Lactobacillus, que ayudan a mantener un ambiente ácido y previenen la proliferación de microorganismos patógenos. La disbiosis vaginal ocurre cuando hay una disminución de estos lactobacilos y un aumento de bacterias nocivas u otros microorganismos como hongos.

Las causas de la disbiosis vaginal pueden incluir:

  • Uso de antibióticos: Estos pueden eliminar no solo las bacterias patógenas, sino también las bacterias beneficiosas.
  • Cambios hormonales: Durante el embarazo, la menopausia o el ciclo menstrual.
  • Uso de productos irritantes: Jabones perfumados, duchas vaginales o productos de higiene femenina.
  • Relaciones sexuales: El semen puede alterar el pH vaginal y los preservativos con espermicida pueden ser irritantes.
  • Estrés y mala alimentación: Pueden afectar el sistema inmunológico y la microbiota.

Los síntomas de la disbiosis vaginal pueden incluir:

  • Flujo vaginal anormal: En color, consistencia y olor.
  • Picazón o irritación vaginal.
  • Dolor o malestar durante las relaciones sexuales.
  • Sensación de ardor al orinar.

El tratamiento de la disbiosis vaginal generalmente implica:

  • Antibióticos o antimicóticos: Para tratar infecciones bacterianas o fúngicas.
  • Probióticos: Para restaurar la flora bacteriana beneficiosa.
  • Cambios en los hábitos de higiene: Evitar productos irritantes y duchas vaginales.

Es importante consultar a un profesional de la salud para un diagnóstico y tratamiento adecuados.

FrenchEnglishSpain