cuando tu dentista debe derivar al logopeda

La boca y toda su estructura puede generar disfunciones no sólo en la masticación y en el habla. ¿Sabías que también puede repercutir en nuestra postura?
El órgano bucal forma parte de lo que se conoce como aparato estomatognático. Un conjunto de órganos y tejidos que nos permiten comer, masticar y deglutir. Pero no participa de eso, también de otras funciones muy importantes como respirar, pronunciar y hablar; sonreír y besar.

Dada la relación del sistema con las cervicales y el omóplato puede generar  un sistema de palanca que impulse el cuerpo a tener diferentes problemas de movilidad.

Afectación del habla durante procesos de ortodoncia.

Cuando existe un tratamiento de ortodoncia, las funciones de algunos de estos tejidos se pueden ver alteradas. También cabe la posibilidad de que ocurra al contrario. Así, la disfuncionalidad de ciertos tejidos o el mal uso de algunos órganos, como la lengua, crean un desorden en los dientes, en su oclusión y en su funcionalidad. Esta situación requiere de un tratamiento logopédico específico.

Los logopedas también son los profesionales sanitarios encargados de establecer patrones adecuados de los hábitos orales, corregir disfunciones o desequilibrios musculares y garantizar su correcta funcionalidad.

Otros aspectos a valorar durante un tratamiento dental.

Durante un tratamiento dental se pueden dar otros aspectos añadidos.  El principal problema es la respiración oral. Esta adaptación de la persona puede provocar dislalia por distorsión o sustitución de un fonema por otro. Por ejemplo, cambiar el sonido /s/ por el sonido /z/, lo que se conoce como ceceo; o distorsionar el fonema /rr/, conocido como rotacismo.
También se pueden producir casos de deglución atípica. Ésta consiste en colocar la lengua en una posición errónea en el momento de la deglución. La lengua suele interponerse entre los incisivos, lo que provoca que se desplacen hacia delante. Esta adaptación promueve un patrón disfuncional de los músculos y tejidos de la boca y la cara.
También cabe enumerar :

  • Disfunción en estos músculos y tejidos por mala mordida. Producen distintos tipos de maloclusiones.
  • Deformaciones, sobre todo en el paladar. Provocado por distintos tipos de succión, ya sea digital, labial, lingual o de cualquier otro cuerpo u objeto.
  • El bruxismo también provoca alteraciones en la movilidad y el tono de estos tejidos y músculos. Esto favorece un desequilibrio entre las funciones de todos ellos. Una mala articulación, fonación y/o resonancia puede ser consecuencia del hábito involuntario de apretar los dientes, entre otras.

CLÍNICAS UME TIENE CONVENIO CON DIFERENTES CENTROS DENTALES.

PREGUNTA POR NOSOTROS EN TU DENTISTA.

Qué ofrecemos:

Ayudamos al buen comportamiento del aparato estomatognático mediante técnicas :

  • Reprogramación del sistema durante procesos de Ortodoncia.
  • Reeducación de la fonación que evite recidiva de la lesión y agilice el proceso.
  • Reprogramación de la respiración.
  • Reprogramación de la Postura corporal.
  • Estudio del microbioma oral e intestinal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información   
Privacidad
programas de cuidados en el domicilio