El sistema de salud incorpora las pruebas genéticas a la cartera de servicios: un test que permitirá seleccionar tanto el medicamento adecuado como la dosis correcta

Sanidad y las comunidades autónomas han llegado a un acuerdo para actualizar y expandir las pruebas genéticas financiadas por el sistema público de salud. Esta decisión se enmarca dentro del programa «Perte Salud de Vanguardia», el cual cuenta con una dotación de 230 millones de euros provenientes de fondos europeos. El propósito principal de este programa es impulsar la medicina de precisión, incluyendo una mayor integración de la genómica en la cartera de servicios médicos.

Adrián Llerena, presidente de la Sociedad Española de Farmacología, destacó que España se convertirá en el primer país europeo en normalizar la utilización de la farmogenética en el sistema público de salud. La farmogenética es una especialidad que se enfoca en analizar los genes de una persona para comprender cómo los medicamentos le afectan. Se estima que en uno de cada tres casos, la variabilidad en la respuesta a los fármacos se debe a factores genéticos.

Los medicamentos abarcan diversas áreas terapéuticas, como cáncer, enfermedades raras, depresión, epilepsia y dolor, entre otros.

Llerena subrayó que la farmogenética no solo permite seleccionar el medicamento más adecuado para cada individuo, sino también determinar la dosis óptima en función de su perfil genético. Esto, sin duda, contribuirá a reducir las reacciones adversas, en particular las más graves, que pueden afectar hasta al 20% de la población en algún momento de sus vidas.

Según una reciente publicación en la revista ‘The Lancet’, la utilización de biomarcadores para guiar la prescripción de medicamentos podría reducir las reacciones adversas hasta en un 28%. El especialista enfatiza que tradicionalmente se ha empleado una dosis estándar para todos los pacientes, lo cual puede ser apropiado para aproximadamente el 80% de las personas, pero existen minorías que requieren dosis personalizadas.

Hasta este momento, en España se habían implementado iniciativas aisladas para investigar los biomarcadores relacionados con los medicamentos. Sin embargo, a raíz del acuerdo alcanzado en el Consejo Interterritorial, se establecerá un conjunto mínimo de genes y fármacos para analizar, así como los criterios que los pacientes deben cumplir para someterse a pruebas genéticas.

«Con tan solo 12 genes, podemos evaluar 65 fármacos, y dado que las pruebas genéticas se realizan mediante un simple análisis de sangre o saliva, esto resulta altamente rentable», señala Adrián Llerena, presidente de la Sociedad Española de Farmacología y Farmogenética (SEFF).

En el acuerdo actual, se ha determinado que antes de prescribir 23 fármacos específicos o en caso de que un paciente que ya los esté tomando experimente una reacción adversa grave, se llevará a cabo una prueba genética. Esta prueba buscará la presencia de un conjunto de 12 genes, y en función de los resultados, el médico tomará la decisión de si prescribir el medicamento y en qué dosis hacerlo. Los medicamentos abarcan diversas áreas terapéuticas, como cáncer, enfermedades raras, depresión, epilepsia y dolor, entre otros. Además, a través de estos 12 genes, también se podrá determinar la prescripción óptima de otros 42 medicamentos.

Consulta nuestro Laboratorio de Análisis clínicos

enfermería y extraccion de sangre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RussiaFrenchEnglishSpain
¿Necesitas ayuda?
centro medico en playa de san juan